Archives

  • 2018-07
  • 2019-04
  • 2019-05
  • 2019-06
  • 2019-07
  • Curiosamente las dos obras que pueden considerarse

    2019-05-14

    Curiosamente, las dos obras que pueden considerarse germinales del pensamiento complejo, tales como Ciencia con consciencia e Introducción al pensamiento complejo, son obras de recopilación de trabajos dispersos, aunque ramificados lógicamente. Antes que tratados sistemáticos y elaborados desde el principio al fin de acuerdo VX765 cost una idea global, sendas obras exponen ciertas reflexiones que hacen una idea de conjunto respecto del pensamiento complejo, pero claramente no se constituyen como obras pergeñadas como totalidad. Los libros El paradigma perdido y Tierra patria también recibieron una buena cantidad de citas, respectivamente. Estos ejemplares ofrecen una visión antropológica, histórica, sociológica y cultural del devenir humano, al mismo tiempo que plantean la importancia de concebir ese devenir en el marco de un mundo terrestre, ecológico y biofísico con el cual es preciso convivir armoniosamente. Se complementan con una obra más reciente El año I de la era ecológica, en la que se aboga por una política y conciencia cívica acordes con los desafíos que plantea el proceso de planetarización iniciado hace varios siglos. Sobresalen dos trabajos de Morin publicados en una obra colectiva, a propósito de un encuentro temático realizado en Buenos Aires, en el que participaron grandes pensadores vinculados con las ideas de la complejidad, tales como Ilya Prigogine, Heinz von Foerster y Ernst von Glasserfeld, entre otros. Nos referimos a las ponencias sobre La noción de sujeto y la Epistemología de la complejidad, las cuales han tenido una aceptable mención en los artículos de la complejidad. Otras obras citadas que conformarían las elucidaciones antropológicas, sociológicas y culturales son El cine o el hombre imaginario,El espíritu del tiempo,El hombre y la muerte y Sociología, esta última es una compilación de varios trabajos sociológicos y fue aumentada en una segunda edición. Aunque se trata de faenas muy tempranas en el pensamiento de Morin, no obstante, han obtenido una buena aceptación en las referencias de los autores latinoamericanos. Desde luego, la exposición de las ideas de Morin en sus diversos trabajos sobre El método puede mencionarse como el intento más utópico y laborioso que se haya propuesto su autor con el fin de abonar las ideas de la complejidad, aunque recubra una cantidad y variedad de temáticas. Las obras del método 1, 3 y 4 fueron las más citadas en los trabajos sobre complejidad. El conjunto de los seis volúmenes de su método puede leerse en concordancia con las ideas de la complejidad y en conexión con el resto de sus obras, aunque también puede abordarse de forma separada e independiente. Cada obra en sí misma plantea, abre y transmite, al mismo tiempo que razona, argumenta y explica una cantidad de temáticas de las más disímiles, aunque conectadas por el pensamiento de su autor. Como se ha referido antes, no todas las obras de Edgar Morin se han gestado con la visión de desarrollar una noción de la complejidad, ni tampoco todos sus escritos son una puesta a Complementation group punto de tales ideas. Por tanto, una pregunta que queda planteada sería la siguiente: ¿cómo delimitar las ideas de la complejidad en la vasta obra de Edgar Morin? Es evidente que existen varias obras dedicadas a la elaboración sistemática de las ideas de la complejidad y otras cuyos intereses son diversos. Incluso se podría trazar un corte histórico a partir de determinada obra, donde se hace explícito el comienzo de la construcción teórica de la complejidad. Sin duda, el tiempo que media entre los acontecimientos del mayo francés del’ 68 y la incorporación de Morin a un equipo interdisciplinario de pensadores puede ser considerado como una marca temporal de inicio del pensamiento complejo. Así lo han sugerido algunos autores e incluso Morin mismo ha situado los inicios de la década de 1970 como una nueva etapa de su pensamiento.